News

Los deepfakes de famosos se vuelven populares en la publicidad

Durante los últimos meses, diferentes empresas han comenzado a utilizar deepfakes para que celebridades aparezcan en sus comerciales, sin que ellos hayan tenido que estar filmando presentes durante la filmación. El problema de esto es que algunos de los famosos no han dado su consentimiento para que se utilice su imagen.

imaginima | Getty Images

Un ejemplo de lo anterior es lo hecho por la empresa rusa MegaFon, que utilizó una imagen falsa de Bruce Willis durante un anuncio, en el que el actor ayuda a desactivar una bomba.

Por su parte, una startup de inversión en inmuebles, llamada Tech Corp simuló que Elon Musk aparecía en un promocional invitando a gente a ser parte de ella.

Asimismo, Paperspace usó imágenes parlantes de los actores Tom Cruise y Leonardo DiCaprio en diversos spots publicitarios.

De los casos mencionados, solamente Bruce Willis aceptó el uso de su imagen para ese comercial, mientras que Elon Msuk, Tom Cruise y Leonardo DiCaprio no lo hicieron.

¿Qué son los deepfakes?

Todos estos anuncios y videos fueron creados con una técnica llamada deepfake en la que videos falsos en los que la voz y el rostro de una persona son manipulados utilizando un software de inteligencia artificial para que parezcan alguien más. Los deepfakes se basan en sofisticados algoritmos para generar imágenes falsas de una persona real que después son sobrepuestas en un video o grabación de audio para pretender que son ciertas. Existen dos tipos de deepfakes: los deepfaces (basados en la imagen de un rostro) o deepvoices (basadas en voz).

Aunque, de momento, las simulaciones sí se distinguen con las imágenes reales, esta tecnología se encuentra en una constante evolución, lo que, según expertos, podría generar un problema.

“Ya lo estamos pasando bastante mal con la información falsa. Ahora tenemos deepfakes, que parecen cada vez más convincentes”, dijo Ari Lightman, profesor de medios digitales y marketing en la Facultad de Sistemas de Información y Políticas Pública, de la Universidad Carnegie Mellon.

El hecho de que los artistas acepten que se usen deepfakes podría ayudar a algunas marcas a realizar promocionales con ellos, sin tener que pagar tanto dinero. Sin embargo, cuando no hay autorización, las celebridades podrían tener bastantes problemas, pues hace faltan leyes que definan qué se puede y qué no se puede hacer con la tecnología.

En Estados Unidos California, Virginia y Texas ya castigan el uso de deepfakes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *